viernes, 17 de diciembre de 2010

Cuento de Navidad

"They make it look so easy. Connecting with another human being. It’s like no one told them it’s the hardest thing in the world".

Bueno se que no le voy a hacer ningún spoiler a nadie, así pues me voy a permitir el lujo de tomar prestada una frase dicha en boca de Dexter Morgan.

La frase en sí deja muy claro su idea, y permite a uno expresarse de una forma muy simple. La verdad que estos días he reflexionado un poco, como suelo hacer por estas fechas, invadido por una sensación de melancolía.

Estos días me siento dentro de mi propio cuento de Navidad, envuelto en mi mundo dickensiano (no podía no emplear este término), aunque de una manera diferente como es obvio. Es raro pero he sentido cosas del pasado, presente y futuro, si, suena raro, pero así lo creo. Al igual que al viejo avaro de la historia he visto algo del pasado, viendo los actos realizado, los errores cometidos. También he visto el presente, el cual nunca llego a comprender y el como se ha podido llegar a una situación un poco absurda la verdad, en parte porque uno se ha visto a sí mismo ya que el hacía lo mismo a veces (aunque creyendo que no son mismas situaciones), y en parte porque yo creo que no haber hecho nada malo. El futuro, ese gran enigma, que hoy me ha parecido haberlo visto claramente, distintas acciones mismo destino. Una revisión en wikipedia (la memoria no me servía para esta ocasión) me ha hecho ver que el avaro pudo cambiar su actitud y las acciones que hacía a tiempo, dirigiéndolo hacia un final feliz, o mejor dicho, a dar esperanza hacia el futuro.

Aunque el relato merece un análisis mucho más detallado y profundo yo solamente necesito quedarme con esa parte del análisis, aunque más bien es una parte descriptiva del relato.

Volviendo de nuevo a la primera frase, y quedándome con lo último que he dicho, ambos personajes son algo oscuros y fríos, que tratan de cambiar y ven que ante ellos se abre una puerta, hacia días mejores. Otra cosa que dice Dexter Morgan, es que no va a tratar de retener lo que le han arrebatado, sino que se va a quedar con lo que le han aportado. A mi me resulta difícil pensar en algo de eso ahora mismo, aunque se que en el fondo lo hay. Quizás el día en que se me abra una puerta las vea, si es ese día llega.

Pasado, presente y futuro confluyen en uno solo, aterrador, el mensaje que siento que es enviado, me asusta.

Si he de sacar algo positivo, es que he conseguido dar un pequeño paso que me ayude, algo que hace no tanto pensaba que no sería capaz de hacer, y si ha sido un error, estoy seguro de que ha sido un error que mas adelante agradeceré. Un pequeño paso para mi, un gran paso para mi. Todavía al pie de la montaña, pero la meta se siente más cerca.

Lo que parece curioso, e incidiré en ello en futuras entradas y si ahora lo menciono es por tenerlo conservado en dentro de mi cabeza, es que tengo la sensación de que siempre me rodean cosas que me advierten que solo hay 2 caminos. Quizás sea una delirio, quiza no, quien sabe, ¿podré elegir entre uno u otro?, ¿me veré forzado a elegir uno? o ¿tal vez no pueda tomar ninguno?

Dejando de lado símiles, analogías y demás atributos literarios, me despido citando al gran Mariano García:



Los sentimientos, la asignatura pendiente del ser humano.