jueves, 25 de noviembre de 2010

La chispa de la vida

No me estoy refiriendo a Coca - cola por si alguien se lo llega a preguntar alguna vez.

La vida es como una mecha, se apaga mientras se esta consumiendo. Seguro que mas de uno ha pensado alguna vez en que le gustaría vivir eternamente, lo cual es algo tentador desde luego, aunque lo que nos pueda llegar a impulsar a ese deseo sea el miedo a la muerte, a fin de cuentas todo el mundo, por mucho que se empeñen algunos, alguna vez ha temido que llegue su hora o se ha preguntado cuando llegará ese momento.

Pero si hay algo que hace que la vida valga la pena es precisamente eso. Aunque es gracioso que yo lo diga, el tener un tiempo determinado hace que queramos hacer muchas cosas, que queramos aprender, que erremos o acertemos, habrá momentos en que nos arrepentiremos y otros de los que disfrutemos. Lo efímero de la vida, el tener que aprovechar la chispa de la vida, es lo que hace que valga la pena. Puede que mas de uno necesite ser como un gato para aprender a vivir la vida, aun así estoy seguro de que todos a nuestra manera sabemos disfrutar de ella.

Somos un instante en la historia, y ese instante que es como un soplo de aire, es el que nos toca vivir. Mientras más te consumes mayor cuenta te das, nuestro objetivo debería ser intentar explorar toda clase de sentimientos, sensaciones.

Como una hoja de cerezo, cuando cae lentamente, a nuestros ojos es la cosa más bella de este mundo, el tiempo se ralentiza a su alrededor y lo tratamos de captar, de interiorizar lo máximo posible. Este es solo uno de mil ejemplos que hay, y de los que debemos tratar de tomar ejemplo.

Como un fuego artificial que al desvanecerse nos deja ver su lado más esplendido, el mejor de todos, el más hermoso, así deberíamos hacer todos.

La vida tan corta y larga a la vez, llena de errores, arrepentimientos, sufrimientos y también llena de aciertos, alegría y grandes momentos.

Siento que parezca que soy el representante del mundo entero, muchos no estarían de acuerdo en esto, y eso precisamente es otro de las cosas buenas que tiene la vida, ¿no te parece?